Historia de la Investigación en la Universidad de El Salvador.

ANTECEDENTES


En la segunda mitad del siglo XX la vida de la Universidad es un reflejo de los acontecimientos que ha vivido el país. En el tiempo delimitado de análisis se distinguen dos períodos claramente definidos, uno de auge y otro de decadencia de la investigación. El período de auge inicia en 1944 y cierra en 1972 y el de decadencia inicia en 1972, toca fondo en 1980-1984 y se extiende hasta el año 2000.


En el período de auge destaca la calidad del liderazgo que dirigió la investigación, el cual fue capaz establecer principios, programas e instituciones para dirigir el desarrollo académico y la investigación; además de construir un tejido de relaciones nacionales e internacional que apoyaron la investigación científica.


El período de decadencia comienza con la intervención militar de 1972. Se interrumpe la reforma académica, se van destruyendo gradualmente el liderazgo académico y científico. Los programas de desarrollo de la Institución fueron reducidos al mínimo. En 1984 la Universidad recuperó el campus e inicia en el contexto de la guerra y extremas limitaciones económicas, un esfuerzo de reconstrucción académica y científica con resultados modestos. Luego de la firma de los acuerdos de paz la vida política del país vuelve a la normalidad y con ello la vida de la Universidad.


Sin embargo la firma de la paz no garantizó un apoyo sustancial a la Universidad y a la investigación científica específicamente, ya que la educación superior no era parte fundamental de las prioridades educativas del gobierno. Por otro lado las autoridades superiores de la Universidad no lograron definir una política de investigaciones consistente, a pesar de que se crearon cuerpos para dirigir la investigación tales como Consejos y Secretarías, éstos no lograron incidir significativamente en el desarrollo de la investigación. Entre las causas que justifican esta situación están:

  1. a) falta de verdadero apoyo institucional,

  2. b) falta de continuidad de su trabajo,

  3. c) organización y conformación inadecuada con docentes no activos en investigación, lo cual contribuyó a que buena parte del trabajo realizado por estos organismos haya estado enfocado más bien a normar la investigación, diseño de reglamentos, y otras acciones de corte administrativo con poca actividad orientada realmente a fomentar la investigación,

  4. d) además las estrategias y metodologías educativas de la Universidad en los últimos años se han fundamentado, en su mayoría, en la transferencia pasiva del conocimiento.


ESTADO ACTUAL DE LA INVESTIGACIÓN EN LA UES.


A pesar de lo expuesto, el diagnóstico realizado por el Consejo de Investigaciones de la UES, acerca de la investigación científica desarrollada en la Institución a partir de enero 1998, arroja resultados alentadores que permiten concluir que la Universidad ha tenido alguna presencia en investigación, sin embargo ésta no ha respondido a ninguna política de la Universidad en materia de investigación científica y tecnológica, sino que ha estado relacionada principalmente a los intereses y esfuerzos individuales de los docentes-investigadores (DI) que la realizan y de los financiadores externos, situación que se cumple incluso para los DI que trabajan en Institutos de Investigación como INVE, IEHAA y CIAN.


La información necesaria para la elaboración del Diagnóstico se obtuvo de la manera siguiente: previo acuerdo con las autoridades de las diferentes Facultades, se le pidió a los investigadores exponer sus trabajos de investigación en seminarios científicos. Se realizaron 73 actividades: 40 seminarios científicos, 33 entrevistas con autoridades de las Facultades, Unidades de Investigación de algunas de ellas e Institutos de Investigación de la UES; 9 entrevistas con diferentes personalidades de la UES. Como fuentes secundarias de información se utilizaron publicaciones de las Facultades relacionadas con la investigación y con proyecciones de su desarrollo científico.


El Consejo de Investigaciones logró recopilar información acerca de los trabajos realizados por 192 DI, lo cual representa el 11.6 % de la planta docente de la Universidad. En los trabajos de investigación registrados no se incluyeron los seminarios de graduación de pregrado en general; se incluyeron únicamente aquellos que forman parte de temáticas de investigación trabajadas por docentes en forma continua. De los 231 trabajos de investigación realizados en el período comprendido entre enero de 1998 a diciembre del 2000, 23 son producto de tesis de maestría y doctorado- realizados en la Universidad o en Instituciones extranjeras, 18 son trabajos de graduación ubicados en la definición dada anteriormente y el resto representan iniciativas de los DI. La UES actualmente cuenta con 237 Docentes con grado de M.Sc. y 13 con Ph.D. Hay que tener en cuenta también que en la Facultad de Medicina existen docentes con postgrado en especializaciones médicas (Medicina Interna, Cirugía, Pediatría, Obstetricia y otras subespecialidades, de 1 a 5 años de duración). No todos los docentes con postgrado presentaron trabajos de investigación, concluidos o iniciados en el período referido.


Aunque es difícil clasificar las investigaciones como básicas puras o aplicadas puras, podríamos decir, haciendo uso a la referencia de la ubicación de una investigación en un espacio tridimensional comprendido entre los ejes puros de investigación básica, investigación aplicada e investigación aplicada a necesidades críticas, que la mayoría de las investigaciones en la UES en el período señalado tienen un componente vectorial de investigaciones aplicadas a necesidades críticas y aplicada de frontera muy fuerte, comparado con la componente vectorial de investigación básica; sin embargo, las investigaciones relacionadas con algunas tesis de doctorado y maestrías se ubican más cercanas al eje de investigación básica en el área de investigación aplicada.


Para un diseño de una política prudente de la UES, como Universidad del Estado orientada al desarrollo de la investigación científica y tecnológica, debería considerarse que hacer investigación básica no es malgastar el dinero. La realidad es que en países como el nuestro, con un elevado índice de pobreza y escasos recursos naturales, se requiere hacer investigación y contribuir al avance del saber humano, ante todo, para estimular la formación de su propio capital intelectual; el cual manejado con una adecuada política de convergencias, pueda dar solución a los problemas generados por su condición de país pobre y naturaleza vulnerable e igualmente salir del atraso. De tal manera que, la política de investigaciones no debería ponderar de forma absoluta la investigación aplicada a necesidades críticas o aplicadas de fronteras sobre la investigación básica, sino también alentar investigaciones con un componente de investigación básica.


En la UES no deberá haber contradicción entre investigación básica e investigación aplicada, ya que son dos caras de una misma moneda: el progreso.